LOS CHAKRAS

“Chakra”  significa “rueda” en sánscrito. Los vedas usaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano. Hay siete chakras principales y varios secundarios. Cada uno de ellos está asociado con alguna de las glándulas endocrinas del  cuerpo físico.

Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas. Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

El primer chakra o Muladhara (raíz, fundamento) está localizado en el perineo, entre el ano y los genitales y se abre hacia abajo.  Su principio básico es la voluntad para el ser.

Este chakra, rige todo lo sólido, como la columna vertebral, huesos, dientes y uñas, ano, recto, intestino grueso, próstata, sangre y estructura celular.

Le corresponden las glándulas suprarrenales , que producen adrenalina y noradrenalina , que regulan la distribución sanguínea de acuerdo a necesidades concretas. De esta forma,  el cuerpo está preparado para la acción.

Además, las glándulas suprarrenales, tienen una influencia sobre el equilibrio térmico del cuerpo.

El chakra radical nos une con el mundo físico. Dirige las energías cósmicas en el plano corpóreo terrenal, mientras simultáneamente , la energía de la tierra fluye a través suyo hacia dentro del sistema energético no material.

Está asignado al elemento tierra y su color es el rojo de la energía y la actividad.

La construcción de una existencia, el aseguramiento material y la conservación de la propia especie, mediante la fundación de una familia, también entran en su ámbito de acción, igual que la  sexualidad como función corporal y medio para la procreación.

El chakra radical forma el fundamento más importante de la vida y la fuente de la energía vital para los chakras superiores.

Tal como lo es el corazón en nuestro cuerpo físico, el chakra basal es el punto central de nuestro sistema de circulación de la energía no material.

 

 

 

 

El segundo chakra o Svadhistana (llamado también chakra sacro o centro sacro) está localizado en los genitales/matriz.

Las glándulas que le corresponden son los órganos sexuales: ovarios, próstata, testículos.

Sus correspondencias corporales son la cavidad pélvica, órganos reproductores, riñones, vejiga, todos los humores como la sangre, linfa, jugos digestivos, esperma.

El principio básico del segundo chakra es la propagación creativa del ser y le corresponde el color naranja.

El segundo chakra es el centro de las emociones originales no filtradas, de las energías sexuales y de las fuerzas creativas. Está asignado al elemento agua  y que en la astrología se corresponde con el ámbito de los sentimientos.

Nuestras relaciones interpersonales , especialmente las que tienen que ver con el sexo contrario, están marcadas por el funcionamiento del segundo chakra.

El elemento agua, al que está unido este chakra, purifica y depura. En el ámbito corporal, se manifiesta por la actividad desintoxicadora  y excretora de los riñones y la vejiga. En el plano anímico lo vivimos mediante la liberación y el dejar fluir los sentimientos.

 

 

El tercer chakra o Manipura (centro umbilical o chakra del plexo solar-páncreas.)

A este chakra le corresponde un complejo ámbito de funciones. Está asignado al elemento fuego; el fuego significa luz, calor, energía y actividad y en el plano espiritual, también purificación.

Aquí absorbemos la energía del sol, que entre otras funciones tiene la de alimentar nuestro cuerpo etérico, nutriendo también de vitalidad el cuerpo físico y sosteniéndolo.

En el tercer chakra entramos en una relación activa con las cosas del mundo y con las demás personas. Es la zona desde la que fluye hacia fuera nuestra energía emocional. Nuestras relaciones interpersonales , simpatías y antipatías y la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos, son gobernados por este centro.

Le corresponden la parte inferior de la espalda,cavidad abdominal, sistema digestivo,estómago, hígado, bazo, vesícula biliar, sistema nervioso vegetativo.

Su glándula correspondiente, es el páncreas, el que tiene un papel decisivo en el procesamiento y digestión del alimento. Produce la hormona insulina, importante para el equilibrio del azúcar en la sangre y para el metabolismo de los hidratos de carbono.

Cuarto chakra: Anahata  (intacto)., Cordial.

El cuarto chakra está localizado en el corazón. Tiene asignado el elemento aire y el sentido del tacto. Su misión, es la unión por el amor. En su forma purificada y abierta el chakra cordial es el centro del amor verdadero e incondicional, un amor que sólo existe por sí mismo, que no se puede tener o perder.

Este chakra irradia en los colores verde y rosa y a veces también en el oro. El verde, es el color de la curación, así como el de la armonía  y la simpatía.

A través de este centro conectamos los cordones con los centros del corazón de aquellos con quienes tenemos una relación amorosa, lo que incluye a los niños y a los padres igual que a los amantes y a los cónyuges.

A este chakra le corresponden el corazón, parte superior de la espalda con caja torácica y cavidad torácica, zona inferior de los pulmones, sangre y sistema circulatorio, piel.

La glándula que le corresponde, es el Timo, que regula el crecimento, y controla el sistema linfático. Además estimula y fortalece el sistema inmunitario.

Mediante este centro percibimos la belleza de la naturaleza y la armonía de la música, del arte gráfico y de la poesía. Aquí se transforman en sentimientos las imágenes, las palabras y los sonidos.

 

 

Quinto chakra: Vishuda (purificación) . Tiroides.

En el chakra del cuello, está el centro de la capacidad de la expresión humana, la comunicación y la inspiración.A través de él manifestamos todo lo que vive en nosotros, nuestra risa y nuestro llanto, nuestros sentimientos de amor y de alegría o de angustia y de ira, nuestras intenciones y deseos e igualmente nuestras ideas, intuiciones y nuestra percepción de los mundos interiores.

El elemento que se asigna a este chakra es el éter.

El quinto chakra es el centro del sonido, la vibración y la autoexpresión. Es el dominio de la conciencia que controla, crea, transmite y recibe las comunicaciones, tanto con nuestra sabiduría interna como con los demás. Entre sus atributos figuran el escuchar, el hablar, el canto, la escritura y todas las artes que tienen que ver con el sonido y la palabra. Es también el centro de la creatividad dinámica, la clariaudiencia y la telapatía, pues la comunicación es una clave esencial para acceder a los planos internos y poder utilizar nuestros niveles mentales multidimensionales.

Le corresponden la zona del cuello, zona cervical, zona de la barbilla, orejas, aparato del habla (voz), conductos respiratorios, bronquios, zona superior de los pulmones, esófago, brazos.

Su glándula es la Tiroides, que desempeña un papel importante en el crecimiento del esqueleto y de los órganos internos. Se encarga del equilibrio entre el crecimiento físico y psíquico y regula el metabolismo.

Su color es el azul claro , el argenta y verde azulado.

 

Sexto chakra; AJNA (saber, percibir). Tercer ojo.

A través del sexto chakra se consuma la percepción consciente del ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad . A nivel físico es la central de mandos suprema del sistema nervioso central.

El color de este chakra, es el añil claro, pero también pueden  detectarse matices amarillos y violetas.

Corporalmente, le corresponden el rostro, ojos, oídos, nariz, senos paranasales, cerebelo, sistema nervioso central.

La glándula correspondiente es la pituitaria (hipófisis). A veces se denomina también “glándula maestra”, ya que mediante su actividad secretora interna , controla el funcionamiento de todas las demás glándulas.

El centro de la frente está relacionado con la capacidad de visualizar y entender conceptos mentales. Esto incluye los conceptos del mundo y del universo de la persona, o la forma en que considera al mundo y las probables respuestas que éste le dará.

 

 

Séptimo Chakra: SAHASRARA (multiplicado por mil).  Centro de corona.

Está relacionado con la conexión de la persona con su espiritualidad y con la integración de todo su ser, físico, emocional, mental y espiritual. Es en este chakra donde se asienta la perfección suprema del hombre.  Brilla con todos los colores del arcoiris, pero el color predominante es el violeta. En el centro coronario se reúnen todas las energías de los centros inferiores. La vía para el desarrollo del séptimo chakra está indicada por la radiación violeta. Éste es el color de la meditación y de la entrega.

Su correspondencia corporal es el cerebro. Y la glándula que le corresponde, la pineal.

Existen muchos datos que sugieren que la secreción de la glándula pineal no es constante y que los estímulo adecuados para que se produzca la secreción son los estímulos luminosos, proporcionando de esta forma un “reloj criculante” al organismo; se especula que por ello puede constituir una parte importante de los mecanismos que rigen las actividades cíclicas (sueño-vigilia, etc.)

 

Existen , además, aproximadamente 40 chakras secundarios a los que se asigna una mayor importancia.Los más importantes de ellos se encuentran en la zona del bazo, en la nuca, en las palmas de las manos y en la planta de los pies.

Los chakras de la mayoría de las personas, tienen una extensión media aproximada de 10 centímetros. El tamaño y el número de vibraciones de estos centros, determinan la calidad y cantidad de las energías que absorben procedentes de variadas fuentes.  Ellas vienen desde el cosmos, de las estrellas, de la naturaleza, de la radiación de las cosas y de las personas de nuestro entorno, de nuestros diferentes cuerpos no materiales y también de la razón original no manifestada de todo ser. Esas energías llegan a los chakras, en parte  por medio de los “nadis”( canales etéricos  distribuidos en todo el cuerpo , a través de los cuales fluiría el prana o energía vital.) y en parte fluyen hacia su interior de forma directa. Las dos formas más importantes de energía, son absorbidas a través del centro radical y del centro coronal.

 

En nuestra vida diaria, hay cientos de estímulos y experiencias que hacen que nuestros centros energéticos, vibren de forma incorrecta. Y existen también muchas formas de evitarlo o equilibrarlos.

De este tema, hablaremos en otros artículos.

 

M. Eugenia Miranda.

Terapeuta Holística

5 comentarios sobre “LOS CHAKRAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s